receta de pasta con tomates secos por arctarus

Ingredientes (para 4 personas)

  • 500 g de pasta
  • 100 g de tomates secos
  • 150 g de tomatitos cherry
  • 50 g de aceitunas verdes
  • 100 g de queso parmesano rallado
  • 3 diente de ajo
  • 2 cucharadas de albahaca picada
  • 3 cucharadas de vinagre de jerez
  • 100 ml de aceite de oliva virgen
  • pimienta negra
  • sal
  • 1 cuharada de vinagre de módena
  • 1 cucharada de orégano

instrucciones (20 min)

Esta es una receta que publica Mikel López Iturriaga (el Comidista) publicó en su primer libro "Las recetas de El Comidista" que os recomiendo encarecidamente.

Por una lado, debemos rehidratar los tomates secos. Para ello los ponemos en agua y los hervimos 5 minutos con una cucharada de vinagre de módena. Los secamos bien con un papel de cocina y los metemos en un bote cubriendolos con aceite de oliva. ajo picado y orégano. Se aplastan un poco y se dejan ahí unas horas. Estos tomates se conservan muy bien y están riquísimos en ensalada.

Una vez estén rehidratados los tomates, para preparar la salsa, los mezclamos con vinagre de jerez, sal, y pimienta negra, los trituramos con la batidora mientras que les vamos echando un chorrito de aceite de oliva como si fuera una mahonesa, y le añadimos el ajo partido por la mitad. Esta salsa hay que dejarla reposar una hora para que se mezclen los sabores bien y retirarle el ajo antes de servirla.

Pero volviendo al tema de la pasta, hay que elegir un tipo de pasta que pueda recoger bien la salsa de tomates, como por ejemplo unos fusillis, unos macarrones o como en este caso con forma de flor comprados directamente en el Mercadona.

Cocemos la pasta en tiempo que indique el paquete, en mi caso 9 minutos, les enfriamos bajo el agua del grifo para cortar la coción, las escurrimos y reservamos.

Mezclamos la pasta con dos tercios de la salsa de tomates secos, añadimos las aceitunas picadas, los tomates cherry, la albahaca picada, el queso parmesano rallado y volvemos a mezclar. Añadimos un poco más de aliño por encima y un chorrito de aceite de oliva si está un poco seco.

¡Servimos calentitos y a disfrutar!